01 juin 2008

Laissons les jolies femmes aux hommes sans imagination !


Salvador Felipe Jacinto Dalí Domènech, Buste de Voltaire, 1940.


"No soy yo quien grita"

¡Cuidado! ¡Cuidado! ¡El diablo ha enloquecido!
Escóndete en el fondo limpio de los manantiales,
fúndete al cristal de la ventana,
ocúltate tras los fuegos de los diamantes,
bajo las piedras, entre los insectos,
escóndete en el pan recién salido del horno.
Oh, Tú, pobre, mi pobre.
Con el fresco aguacero fíltrate en la tierra.
En vano hundes tu rostro en ti mismo,
sólo podrás lavarlo en otro rostro.



Attila József

Liens vers cet article:

Créer un lien

<< Accueil